Cuero reciclado

El cuero reciclado se obtiene a partir de los desechos de las curtiembres que se generan en el proceso de división de la piel. De no ser rescatados y reutilizados, estos deshechos se eliminan a través de un proceso industrial de quemado altamente contaminante.

Las fibras bovinas que provienen de estos deshechos se procesan y se combinan con látex natural obtenido de la savia extraída del árbol Hevea brasiliensis o árbol del caucho para generar las planchas de cuero reciclado. Los procesos, los métodos y la maquinaria utilizada para su creación son los mismos que se utilizan en las curtiembres.

El cuero reciclado es un material que, además de ser ecológico debido a su origen, posee también la propiedad de ser resistente, duradero y fácil de cuidar. Se le realiza un tratamiento que lo protege del agua y de la humedad en mayor medida que la piel original.

El formato en el que se obtiene el cuero reciclado (planchas de terminación y espesor constante) permite aprovechar al máximo su rendimiento (a diferencia de la piel original, que nunca es regular) y generar menos desperdicio.

Este material cuenta con la certificación Oeko-Tex Leather Standard y Global Recycled Standard.